¡Noa Portada de la Revista Mi Pediatra!

viernes, 15 de noviembre de 2013

Mirad quién protagoniza la portada del nuevo número de la revista Mi Pediatra :)


¡Mi Noa!

Ais mi peque, ya se que es amor de madre pero la veo guapísima, se me cae la baba

La revista está ya disponible en el Apple Store (yo ya me la he bajado :)), la semana que viene llegará a los kioscos y ya os podéis imaginar que vamos a dejar el kiosco de nuestro barrio sin un sólo número :)

La semana que viene os cuento con detalle cómo fue la producción de la portada de la revista, que tiene sus anécdotas y momentos curiosos y me apetece compartirlo con vosotras.

Besos para tod@s y feliz finde! 



Navidad 2013, decorando la casa con Noa

miércoles, 13 de noviembre de 2013

La Navidad llegó a nuestra casa el día que entró por la puerta el catálogo de juguetes de El Corte Inglés.

Noa ya ha marcado todo el catálogo, que revisa todos los días, sobretodo cuando en el canal Disney hay anuncios y se vuelve loca con ellos.

Esta Navidad va a ser muy especial para nosotros, Noa la va a vivir con 3 años y va a ser la primera en la que sea plenamente consciente de todo. Si ya el año pasado vivió la Cabalgata de Reyes con la boca abierta, este año le va a dar un infarto de la emoción.

Ando pensando cómo vamos a decorar la casa. Es algo en lo que ella, por primera vez, se fija. Este Halloween estaba feliz con nuestras guirnaldas de calabazas, murciélagos y las telas de araña, algo en lo que el año pasado no se fijó.

Hasta el año pasado tuvimos un árbol de Navidad gigante de color blanco. Pero ya estaba destrozado el pobre, así que cuando finalizaron las fiestas navideñas fue directo a la basura.

Este año vamos a comprar un nuevo árbol de Navidad y ya he he decidido que será un árbol tradicional, de color verde, como este de la nueva colección de Navidad de Ikea

decoracion navidad 2013 niños blog mama de noa ikea imaginarium playmobil


Noa y olé

lunes, 11 de noviembre de 2013

Hace un montón de tiempo que no escribo en el blog, el trabajo me ha tenido superliada (hemos realizado un par de eventos y estamos terminando el próximo número de Mi Boda Rocks, la revista de bodas online gratuita que edito junto con mi socia, podéis leer los números publicados aquí sólo tenéis que pulsar cada portada y empezaréis a leer la revista).

Noa sigue con su ritmo habitual, ya más que adaptada al cole ... pero no a las actividades extra escolares.

Escogimos para Noa un cole con horario continuado. Ni a Javi ni a mí nos convencía que Noa se quedara a comer en el comedor escolar. 

En mi caso porque fui niña de comedor y fue una experiencia triste y traumática (eso de ver cómo los padres o abuelos de otros niños vienen a buscarlos y a tí no viene a buscarte nadie es un drama en una mente infantil, al menos lo fue en la mía). 

A Javi tampoco le convencía porque él no fue nunca al comedor escolar y tampoco le apetecía que su hija, con 3 años, comiera fuera de casa.

Que conste que no juzgo a nadie, sólo expongo nuestro caso, y lo hago siendo plenamente consciente de que trabajar desde casa y poder adaptar tu vida laboral a los horarios de tu hijo es todo un lujo (también tiene muchos inconvenientes, la vida del autónomo es muy insegura, no todo son ventajas).

Bueno, el caso es que Noa entra al cole a las 9:00 h y a las 13:45 h finaliza su jornada escolar.

Como vivimos supercerca del colegio, a las 14:15 h ya estamos en casa (a veces tardamos más, porque atravesamos un parque y nos solemos entretener un rato).

Como no tenemos otro hijo no podemos saber con certeza si las decisiones que tomamos en relación a la educación de Noa son acertadas o no. Vamos un poco como catando melones: a cala y a prueba.

Y decidimos probar con las actividades extra escolares.

Noa tiene 3 años y no tenemos necesidad de apuntarla a actividades para alargar su jornada escolar y que a nosotros nos de tiempo a ir a recogerla (que es el caso de muchos padres).

Si la apuntamos a actividades extra escolares es únicamente para evitar que sus tardes invernales se conviertan en tardes delante de la televisión.

Ya se que ahora es cuando más de una pensáis "madre mía, con la cantidad de actividades que se pueden hacer en casa: puzzles, teatro, pintar, jugar ...."

Ya. Y ver la tele y jugar con el Ipad ... que son las actividades preferidas de Noa y las que una termina permitiéndole que haga porque te dejan tiempo para trabajar desde casa o en la casa.

Como me conozco, y la conozco, decidí que ibamos a apuntarnos a actividades extra escolares, que es la mejor forma de obligarnos a salir de casa y que las tardes no se nos hagan tan largas, sobretodo cuando llega el frio y no bajamos a los enanos a jugar al parque.

Después de mucho pensar y repensar, optamos por apuntar a Noa a actividades que le gusten. Podríamos haberla apuntado a refuerzo de inglés, pero decidimos que en sus horas libres queríamos que realizara actividades que disfrutara. Así que la apuntamos a natación y a sevillas y olé.

Natación era una apuesta segura. Noa es una auténtica rana, se ha pasado todo el verano nadando en la piscina de nuestra promoción, así que por una parte es algo que estábamos seguros que iba a disfrutar y por otro lado es algo que creemos que, teniendo piscina en la promoción, es algo que tiene que dominar.

Sevillanas fue una corazonada. En casa no escuchamos música, ni los 40 Principales ni nada de nada. Y no nos gusta el flamenco. Así que Noa no tiene muchas referencias musicales más allá del Cantajuegos. Pero le pirra la Barbie bailarina, hemos visto su película mil veces. 

La idea era haberla apuntado a Baile clásico, pero en el cole de Noa sólo dan Sevillanas y en la academia privada más cercana sólo cogen a las peques a partir de los 4 años. No sabíamos si le iba a gustar mucho, pero decidimos apuntarla a ver si le convencia .......


Aquí la tenéis, Noa y olé (perdonad la calidad de las fotos, las hice con el móvil).

No es que le guste su clase de Sevillanas, es que es adicta. Si por ella fuera iría a Sevillanas tooodos los días. No sabéis cómo toca las castañuelas, nos tiene alucinados. 

 
Aquí está remangándose la falda para taconear a gusto. Lo de taconear es otro temazo, está hiperenamorada de sus tacones, hace el camino de ida y el de vuelta a Sevillanas con sus taconazos puestos (cualquiera le dice que se los quite ...).

Así que majas, tenemos una gitanilla rubia en casa. Verlo para creerlo.

Una gitanilla que odia su clase de natación. Verlo para creerlo again.

Con lo rana que ha sido Noa todo el verano es increíble verla temblar cuando va a la clase de natación. 

Le ha cogido miedo, pero miedo de verdad. La pobre llora y me dice "no me lleves más a nadar mami por favor"

Según Noa su profe no le hace caso y se ha ahogado varias veces .... 

Como no podemos acceder a la clase no puedo saber con certeza qué es lo que ha pasado. Lo que yo interpreto que ha sucedido es que Noa está acostumbrada a utilizar manguitos y en la clase le ponen cinturón.

Creo que lo que ha sucedido es que le cuesta equilibrarse con el cinturón y ha debido tragar agua.

Lo malo de esto es creer todo el tiempo y que su profesora no sea capaz de decirte qué es lo que sucede.

Lo peor realmente es desconfiar de la profesora, que debe tener unos 20 años y es bastante alocada. Me recuerda bastante a la socorrista que salió en televisión hace unos años diciendo "la he liado parda" porque había confundido los productos químicos que se utilizan en las piscinas.

Pero claro, una cosa es reirte con una socorrista graciosa y otra que tu hija le coja miedo a la clase de natación. 

Clase que se supone es para niños de 3 años que no saben nadar y en la que Noa es la única niña de 3 años, los demás tiene 5 y 6 años y ya saben nadar. Con lo cual interpreto que es posible que la profe esté más centrada en poner ejercicios a los niños mayores,  y supervisarlos, que en vigilar a mi enana de 3 años que sólo está intentando aprender a flotar como una boya.

Sea como fuere, el caso es que hemos decidido no llevar de nuevo a clase de natación a Noa. Con el riesgo que conlleva, claro. Porque si la quitamos ahora y no insistimos en que pierda el miedo corremos el riesgo de que se convierta en un miedo mayor y que en el futuro le cueste más aprender.

Pero qué os voy a decir, que me ha salido la mamma miedosa. La que recuerda el caso de la niña de 3 años que se ahogó en clase de natación. 

Sip, ese tipo de madre agobiada soy yo. No me veo llevando a Noa a una clase que le da miedo, en la que yo no me fio de la profesora y que no puedo presenciar. 

Es un contratiempo importante no creáis. Hemos pagado 150 € por ese curso (hasta finales de diciembre) y Noa ha ido a 4 clases .... pero nos da igual perder el dinero si ella, y nosotros, ganamos en tranquilidad.

Esta es nuestra experiencia con las clases extra escolares. ¿Y vosotros? ¿lleváis a vuestros peques a clases extra escolares? ¿les gustan? (¿os gustan?)


 
template design by Studio Mommy (© copyright 2015)